Comparte

Qué es la bursitis 

Antes de entrar a mencionar los remedios caseros para tratar la bursitis comencemos por decir qué es la bursitis. Esta dolencia recibe su nombre, debido a que es una inflamación que se da en la bursa, una bolsita que se encuentra entre los huesos y músculos o tendones y su función es actuar como una almohadilla, cuando la bursitis sale a flote, se hace más difícil el movimiento en la zona del cuerpo afectada y también se presenta un fuerte dolor. El dolor lo más probable es que lo sintamos  en aquellas articulaciones que utilizamos con una mayor frecuencia

Remedios naturales caseros para tratar la bursitis

Para tratar la bursitis de forma natural, existen varias formas

Vinagre de manzana

Es útil contra la inflamación de nuestras articulaciones, en un bol echa una cucharada de vinagre y una de miel, revuelve bien. Luego aplica la pasta sobre el área afectada y deja que actué.
También puedes hacer una bebida para el consumo. Este vinagre contiene fósforo, magnesio y potasio; lo que pueden hacer que sientas mejoría.  Haz una preparación igual a la de compresa y toma por una semana.

 Compresas de hielo.

Pon compresas de hielo ya sea de las que venden para meter al congelador o mete hielos dentro de un paño. Aplica por aproximadamente 20 minutos, descansa algunos minutos y ponte el hielo de nuevo. Haz esto por aproximadamente 3 días y si es posible hazlo 3 veces en el día. Si ves que el dolor continúa igual al pasar tres días, cambia las compresas de hielo por calientes; si tienes alguna de las que venden y la puedes meter al microondas excelente, si no,  puedes también meter un paño mojado y calentar por 40 segundo aproximadamente.

Jengibre

El jengibre contiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antioxidantes; por lo que se convierte en un remedio natural muy bueno para la bursitis.  Ralla tres cucharadas de jengibre o pesa 45 gramos. Lleva al fuego 200 ml de agua (un vaso) con el jengibre rallado y espera a que hierva. Baja del fuego, tapa y deja en reposo 5 minutos. Aplica la infusión en la articulación que te duele. Hazlo 2 veces al día por 3 días aproximadamente.
También te servirá tomar jengibre y de este modo tendrás efectos similares al ibuprofeno y mejorarás la circulación de la sangre. Lleva a ebullición 1 cucharada de jengibre rallado con 2 vasos de agua, baja del fuego y tapa por 5 minutos, cuela la preparación y bebe tres vasos en el día. Si lo deseas puedes endulzar a tu gusto.

Magnesio

El magnesio es antiartrítico y antinflamatorio. Por ello consumirlo dentro de tu dieta puede ser una buena opción.  El magnesio lo puedes encontrar en el chocolate (75% cacao), avena, lentejas, fríjoles, banano verduras de color verde entre otro. También puedes adquirir en tiendas naturistas suplementos de magnesio o de cloruro de magnesio.

Vitamina A y vitamina B

Consumir estas vitaminas te pueden ayudar a desinflamar. Naturalmente las puedes encontrar en alimentos como el tomate, la zanahoria y los cítricos.

Aceites esenciales

Masajea la zona afectada con aceites esenciales, puede ser por ejemplo de menta, coco o nuez moscada, la idea es que favorezcas la circulación y de este modo sentir algo de alivio y disminución de la inflamación y de la rigidez.
Los aceites esenciales son muy utilizados en la medicina del oriente sobre todo para enfermedades de tipo reumáticas. Son muy usados como terapias alternativas. El masaje lo podrías hacer tu mismo o pedirle el favor a alguien más.
Puedes mezclar aceite de coco y oliva y calentarlos solo un poco (no te vayas a quemar) y aplica en la zona masajeando sin presionar mucho para no irte a hacer daño, haz esto por aproximadamente 10 minutos.
Si sabes que la bursitis es por infección, no servirá que masajees el área.

Cúrcuma

Puedes echar cúrcuma a tu alimentación diaria o también puedes hacer una pasta con agua y cúrcuma en polvo y aplicar en la zona afectada.
También puedes tomar un cuarto de taza de cúrcuma en su forma en polvo con media taza de agua, lleva al fuego lento mientras revuelves en forma constante hasta que hierva, deja que se enfríe, toma una cucharada y añádela a una taza de leche vegetal de almendras. Si quieres un sabor más agradable agrega canela y miel. Bebe 2 tazas al día.

 Pimienta de cayena

Mezclar 1 taza de vinagre de manzana con una cucharadita de esta pimienta el polvo y mezcle bien.
Lleve al fuego por 15 minutos aproximadamente, con un paño toma esta pasta y aplícala sobre la zona afectada.  Antes de aplicarte esto debes masajear con aceite de oliva. Preguntar a tu médico antes de hacer esto.

La corteza del sauce blanco

Hazte un té de esta corteza y bebe diariamente 2 veces.

Consejos para tratar la bursitis

  • Este es un artículo totalmente informativo, nunca debes olvidar consultar a tu médico ante los síntomas de alguna enfermedad.
  • Protege la zona afectada, envolviéndola; por ejemplo usar rodilleras sí la bursitis se ha presentado en las rodillas.
  • Haz ejercicios en el agua, ya que así habrá poco impacto sobre las articulaciones
  • Es muy importante también llevar un reposo correcto.
  • Si la zona afectada es la cadera, rodilla o tobillo, debes usar zapatos cómodos y bajitos y no caminar distancias muy largas.
  • Aplícate ungüentos a base de árnica.